Portada Nuestro Colegio

Nuestro Colegio

Historia del Colegio DON BOSCO DE SANTO DOMINGO

Para el año 1933, mientras la República Dominicana se recuperaba de las inclemencias del ciclón San Zenón y apenas iniciaba el tortuoso calvario de una tiranía despiadada, el Padre Pedro Ricaldone, Superior Mundial de la Congregación Salesiana y cuarto Sucesor de San Juan Bosco, envía a Santo Domingo al entonces Superior de los Salesianos en Estados Unidos, el Padre Ricardo Pittini, a fin que observase el ambiente y emitiese su opinión acerca de la conveniencia de establecer en la ciudad primada de América un colegio de Artes y Oficios.

Tras una breve visita al país, el Padre Pittini rindió un informe favorable, recibiendo más tarde la orden de trasladarse a Santo Domingo para llevar a cabo la fundación. Fue así como en febrero de 1934 el Padre Pittini regresa a la nación dominicana, poniéndose de inmediato en contacto con el jefe del Estado, el General Rafael L. Trujillo, quien le donó los terrenos y fondos necesarios para la realización de la nueva obra.

El edificio central de dos pisos se concluyó en 1935, fecha en la que fueron enviados los salesianos que trabajarían en la obra, pero no fue sino hasta el 2 de enero de 1936 cuando iniciaron sus labores docentes. Contó al principio con 50 alumnos becados, de acuerdo con el convenio firmado por el padre Pittini. La escuela funcionaba a manera de internado.

Semanas antes de la inauguración oficial del Colegio, el padre Ricardo Pittini era nombrado por la Santa Sede como Arzobispo de Santo Domingo. Su consagración Fue el 8 de diciembre de 1935, día de la Inmaculada Concepción de María y aniversario de la fundación de la obra salesiana por San Juan Bosco.

Mas adelante, considerando las necesidades de la zona, se dio apertura a una sección de enseñanza básica, que con el tiempo se vio ampliada a la entonces denominada enseñanza secundaria (hoy nivel medio). Nació así lo que conocemos hoy como el COLEGIO DON BOSCO.

Desde el principio también se empezó a trabajar con el Oratorio, el cual atrajo a un sin número de jovencitos que tuvieron la oportunidad de recibir una formación catequística esmerada y disfrutar de un sano espacio de recreación, siempre en el tono alegre y festivo del estilo genuinamente salesiano. El nombre del laico Ramón Lara se encuentra muy unido a la historia de este Oratorio, del cual el fue su director durante los anos 1958-1961.

La Parroquia, otro de los frentes de esta magna obra, fue erigida canónicamente el 23 de octubre de 1938, siendo su primer párroco el P. Antonio Flores (mexicano). El crecimiento de la obra, producto de la largueza de la bendiciones divinas y la Generosa laboriosidad de los salesianos y amigos de aquellos anos, hizo que la complejidad de la misma también aumentase: el desarrollo de las actividades docentes de los niveles básicos y de media en forma paralela con la enseñanza técnica, planteó la conveniencia de una división, ya que la dedicación del personal salesiano se había hecho cada vez mas complicada. Para el 1957, la Congregación aceptó la Parroquia María Auxiliadora (ubicada en el sector del mismo nombre) y en unos terrenos aledaños a dicha parroquia, se construyó lo que hoy conocemos como “Instituto Técnico Salesiano” (ITESA). El colegio continúo su proceso de incesante desarrolló tanto a nivel físico como docente: Se crearon nuevas aulas, se implementaron mejoras estructurales, se creó un teatro, habitaciones para los salesianos, aumento en el número de alumnos.

Los alumnos del colegio siempre se destacaron por su participación en los campeonatos inter-colegiales, así como en las diferentes jornadas de alfabetización organizadas por la Iglesia.

Los Superiores de esta Obra, a quien cabe el honor de ser la primera casa salesiana en República Dominicana, han sido, en orden cronológico, los siguientes:

  • P. Pascual Richetta
  • P. José Raimondi
  • P. Miguel Ceccobelli
  • P. José Aguilar
  • P. Adolfo Slezack
  • P. Bartolomé Vegh
  • P. Andrés Németh
  • P. Sixto Pagani
  • P. Enrique Mellano
  • P. Julio Soto
  • P. José Luis Ros
  • P. Cornelio Santana
  • P. Demetrio Cuello
  • P. Ramón Alonso
  • P. Enrique Mellano
  • P. Jesús María Tejeda
  • P. Sergio Abreu
  • P. José Pastor Ramírez
  • P. Jorge González
  • P. Jesús María Tejada
  • P. José Alberto Coelho
  • P. Angel Antonio Sanchez (Actualmente)

Dentro del proceso histórico que le ha tocado vivir al Colegio Don Bosco, hay que destacar las siguientes huellas consideradas relevantes:

  • En la década de 1930-1940, nuestros alumnos se convirtieron en pioneros en la huelga de hambre.
  • Los primeros moldes de la que hoy es la Dulcera Dominicana, fueron construidos en el taller de mecánica de la Escuela Salesiana de Arte y Oficios, hoy Colegio Don Bosco.
  • En 1976, como parte del proyecto de viabilidad de la ciudad, se construyó la Av. 27 de Febrero. El colegio fue afectado notablemente ya que tuvo que ceder gran parte de su terreno y parte de su edificación.
  • En el año 1995 el colegio deja de ser de varones, al desaparecer el Colegio femenino María Auxiliadora, y empieza la formación mixta, con Pre-primario, introduciendo las niñas siempre en menor cantidad que los varones.

El COLEGIO DON BOSCO es una institución educativa católica que promueve una educación integral basada en los valores cristianos, humanos, éticos, cívicos, sociales, científicos y estéticos típicos de la tradición salesiana. Fiel a su identidad católica, el COLEGIO DON BOSCO promueve y defiende sobre todo los valores perennes del Evangelio de Jesucristo, tal y como los entiende y enseña la Santa Madre Iglesia.

Así pues, la filosofía del COLEGIO DON BOSCO consiste fundamentalmente en formar buenos cristianos y honrados ciudadanos, siguiendo las enseñanzas de San Juan Bosco, Padre y Maestro de la Juventud.

Entre otras, las notas esenciales de nuestra filosofía educativa son las siguientes:

  • Somos una escuela popular y dirigida a los más pobres.
  • Somos una escuela libre y abierta.
  • Somos una escuela que tiende a crear una comunidad juvenil.
  • Somos una escuela que coloca al joven (a la joven) en el centro del hecho y del proceso educativo.
  • Somos una escuela caracterizada por la presencia de los educadores en medio de los alumnos(as).
  • Somos una escuela que enseña a vivir la espiritualidad del trabajo creativo.
  • Somos una escuela que promueve una alta sensibilidad socio-cultural.
  • Somos una escuela evangelizada y evangelizadora.
  • Somos una escuela que se propone una atención vocacional especial.
  • Somos una escuela que ve en la prevención, al estilo salesiano, el método educativo por excelencia.

Los principios que rigen nuestra filosofía educativa son fundamentalmente los siguientes:

  • La educación como derecho permanente del ser humano.
  • El respeto a la vida, a la persona y a la convivencia democrática y tolerante.
  • La búsqueda de la verdad, en fidelidad a la propia conciencia.
  • La valorización de la cultura nacional y universal.
  • El rol protagónico de la familia en el proceso educativo.

La vida del COLEGIO DON BOSCO, en fidelidad a la genuina filosofía educativa de San Juan Bosco, gira en torno al alumno/a como centro de toda la empresa educativa. Es dicho alumno/a quien ocupa el primer plano, pues es visto no como un simple «receptor pasivo» de los esfuerzos educativos hacia él dirigidos sino como el protagonista de su propio proceso de desarrollo personal en las diferentes dimensiones que integran su ser (cuerpo, afectividad, mente y espíritu). En el rostro de cada alumno/a Don Bosco ve un proyecto de Dios, personal y único, para la promoción del cual ha suscitado personas rectas, inteligentes y de buen corazón (los educadores), capaces de acompañarlos preventivamente en su camino hacia la plena realización de sí mismos.

En virtud de ello, nuestro Centro no puede subestimar la participación activa, seria, adecuada y eficaz del alumno en la dinámica de nuestra comunidad educativa. Sólo de ese modo, el alumno/a podrá identificarse profundamente con los valores típicos del modelo ético-espiritual de la santidad cristiana que se le propone como la meta fundamental de su existencia. Dicho modelo ético-espiritual de santidad incluye la opción cristiana de una vida sólidamente cimentada sobre la fe en Jesucristo, concretizada en la honestidad ciudadana, como manifestación temporal y terrena de esa misma opción.

Por lo demás, como miembros de la sociedad dominicana, los alumnos/as del COLEGIO DON BOSCO han de esforzarse por encarnar los ideales sobre los que se basa el sistema educativo dominicano, que ve en la democracia participativa uno de los más preciados. En este sentido, el alumno/a tiene derecho a ser considerado como el protagonista principal del proceso educativo en el que está inmerso y, por tanto, a participar activamente en la gestión del mismo. La actual Ley de Educación es muy explícita al respecto cuando afirma: «El alumno es el primer responsable de su formación y para aprender a desarrollar su propio proyecto de vida y ejercitarse en la práctica de la democracia, debe participar de manera organizada, de acuerdo con su nivel de madurez, en la vida de la escuela y ser elemento de enlace entre ella y la comunidad.